Si tú desembocaras,

                        si tú, un día, incontenible y mansa,

                        desembocaras en mis ojos, estos

                        que tan mal me defienden, y anegases

                        hasta el reducto último

                        desde el que intento en vano remontarte...

                        Si tú te desbordaras, si ascendieras

                        desde mis pies, medrosa, sutilmente,

                        como un aroma sumergido, como

                        un humo que creciese por el suelo

                        del otro lado del espejo, hasta

                        empañar la eternidad... Si tú

                        te adelantaras, si tú fueras,

                        si, como fuera, fueras hasta el borde

                        de mis palabras y, volviendo un poco

                        la razón, te atrevieras a asomarte

                        sin vértigo a la tierra...

                        Si tú, mi atardecida ya, mi acaso

                        boreal certidumbre de que paso

                        muy cerca del amor, te desprendieras

                        de tu suavísima envoltura y dieses

                        sentido a mi reclamo...

                        Su tú, desierta, solitaria, huída,

                        apaisada ante mí como la bruma

                        baja que pugna en vano silenciosa

                        por desasirse de los árboles, ¡ah!, si tú,

                        extendida bajo mi voz, dejases

                        que te lloviesen mis palabras, una

                        por una, hasta cubrir despacio

                        tu inmensidad, si dieras

                        cabida a mi tristeza...

                        Si tú, mi astral llamada, inaccesible

                        dentro de la constelación de tu belleza,

                        no midieses en años luz el vasto

                        espacio que nos une;

                        si tú, que sabes que mi luz no es propia,

                        detuvieses tu curso unos instantes,

                        una vida tan sólo,

                        el tiempo que yo tardo en reflejarte...

                        Si alguna vez tú, etérea,

                        cegada por la luz que te proyecto,

                        te acercaras a la distancia justa

                        que permite al calor comunicarse;

                        si me tendieras ese puente, o esa

                        tan frágil pasarela

                        que te une con lo demás del mundo;

                        si pudieras, si tú supieras, ¡ay!,

                        si quisieras, con un sencillo soplo

                        dar justificación a este derroche

                        de voz; si, de algún modo,

                        tú, equidistante siempre de las muchas

                        puertas del sentimiento, te quedases

                        por una vez inmóvil, en el centro

                        mismo de mis palabras...

 

(1964) Fragmento de Amor, acaso nada

 

Imprimir