El País, 15 de noviembre de 1994
Imprimir
Cerrar ventana