FIORDOS

 

 

Si la eternidad necesitase un lugar donde residir, donde tener a mano sus efectos personales, su diafanidad, sus espacios, el movimiento continuo de su transparencia; donde verse rodeada de sí misma en la renovación constante de un invisible hálito, en la perenne blancura de una nieve indiferente, en los interminables espacios temporales que se expanden en cada minuto de los hombres; si la eternidad necesitase un lugar en la tierra donde hacerse presente utilizando externas manifestaciones comprensibles para nuestra limitada percepción, escogería sin duda los fiordos noruegos.

            En los fiordos noruegos se siente el peso de la eternidad como una inminencia atroz y placentera. Es imposible definir y, menos, describir esa sensación de anonadamiento. De nada valdría hacer mención, sobre lo ya dicho, a las mansas mareas, a los reflejos verdes en las aguas serenas, a los altos cortados neblinosos que encauzan tanta belleza, a las bucólicas orillas que festonean cada brazo de mar, al silencio de las cumbres que se une al de las profundidades, al frío de las alturas que se confabula con la humedad marina, a las nubes que se deshilachan en las cumbres, a los ventisqueros que se derraman montaña abajo exprimiendo su inmutabilidad en un sinfín de saltos y cascadas.

No hay salida. A los fiordos, como a la eternidad, no se le ve una posible salida, aunque el corazón nos diga que ésta se halla cerca; aunque los sentidos se debatan en un laberinto que se sabe limitado en su inmensidad; aunque la mente se resista al absurdo del ser sin motivo.

Navegando entre las altas montañas se alcanza la plenitud de ese ser. Los fiordos son pura existencia, sin circunstancia alguna que los distraiga de la contemplación de sí mismos. De ahí que en ellos el hombre, al mirar hacia fuera de sí, se esté viendo también en su interior. Un interior empequeñecido, sí, pero que alcanza su verdadera magnitud en su fusión con la naturaleza circundante.

 

 

 

(2003) De Prosas viajeras (Selección). Ediciones Dauro. Granada

 

Imprimir