[SIEMPRE LLEGAMOS A DESTIEMPO...]

 

 

                                   Siempre llegamos a destiempo.

                        Cada llegada es un fracaso. Parte

                        ya el tren y conseguimos

                        subir en marcha. Todo en vano.

                        Nos lleva, es cierto. Pero ya se ha ido.

                        A través del cristal nos asomamos,

                        pero la vida ya se ha ido; todo

                        se ha ido inacabado.

                        Estamos viendo, rostros, árboles,

                        de otras personas y otros campos.

                        Estamos contemplando una montaña

                        que ya no es esta misma que miramos.

                        Oímos voces, gritos, carcajadas

                        que hace ya tiempo que sonaron.

                        Difícilmente pretendemos

                        hallar una respuesta por el tacto;

                        y cuando al fin tocamos algo vivo

                        ya no está allí lo que tocamos.

                        Cada momento que nos lleva

                        es un presente ya pasado.

                        Nos lleva, es cierto. Pero ya se ha ido;

                        se había ido al alcanzarlo.

 

 

(1997) De "Las edades del frío"

 

 

                     [LUCE EL MISTERIO...]

 

 

                                   Luce el misterio sus brocados

                        en las amplias estancias

                        vacías, en los que nunca hubo

                        presencia alguna material -¿o, acaso,

                        tal vez la hubo?-; en los salones

                        donde aún resuena polvoriento el eco

                        del clavecín abandonado,

                        donde persiste el aire

                        que recamadas faldas

                        removieron, el grácil deslizarse

                        de las cinturas entalladas,

                        el parpadeo de los abanicos,

                        el centelleo de las invisibles

                        arañas.

                                Como un hálito encendido,

                        como una ausencia luminosa,

                        como una inspiración, cruza el misterio

                        por ámbitos que nunca han existido,

                        por fastuosas salas

                        que tal vez hayan existido,

                        por largos corredores con espejos

                        que es posible que existan

                        detrás de cada puerta.

 

 

(1998) De "Las edades del frío"

 

 

                     [FRENTE A MI ESTÁS...]

 

 

                                   Frente a mí estás. Invades, inauguras

                        un ámbito, un espacio

                        ya tuyo para siempre. Cada

                        postura, cada gesto adquiere

                        el temple de esa transparencia

                        que en este instante te protege.

                        Un espacio creado

                        para ti, que no existía antes

                        de tu llegada; superpuesto

                        a anteriores presencias en el mismo

                        lugar e impenetrable

                        a posteriores invasiones.

 

                                   La tarde es una plaza

                        con tilos y con pájaros y en este

                        mismo banco de mármol desgastado

                        se besaron antiguos

                        amantes; pero ellos

                        se llevaron su aire y es el tuyo,

                        el nuestro, el que desplazan nuestros cuerpos,

                        y nuestra dicha es la primera,

                        y nuestro sitio es único.

 

 

(1998) De "Las edades del frío"

 

 

 

             [CUANDO TE CONOCÍ...]

 

 

 

                                   Cuando te conocí

                        el tiempo no había llegado todavía;

                        el mundo no había llegado todavía;

                        tu llanto no había llegado todavía.

                        La luz no era aún la luz y era

                        el despertar un tránsito

                        de claridad a claridad y todo

                        era una nada densa y envolvente

                        unos momentos antes

                        de la creación.

 

                                   Después, como un derrumbe,

                        como un alud de realidad,

                        como una ola de conciencia, vino

                        la materia a campar por sus dominios.

                        Y vino el tacto y la desesperanza.

 

                                   Hablo de cuando no existía el universo.

                        Cuando te conocí

                        tu cuerpo no había llegado todavía.

 

 

(1998) De "Las edades del frío"

Imprimir