LOS ESPOSOS

 

 

                                    Dame la mano; el cuerpo. Necesito

                        cruzar la calle. Dame

                        un tímido relámpago

                        de detrás de tus ojos, algo

                        que me sustente, una palabra, un hijo

                        para cruzar la calle. Dame un brazo

                        para correr. Ponte delante, así,

                        de cara a mí, que yo me vea cerca

                        reflejado. Y la mano

                        también. Dame la mano, el cuello joven,

                        el espejo, el cansancio

                        de ayer, el tiempo, sí,

                        dame el tiempo que te consuma, el peso

                        que hace posible tu llegada. Quiero

                        cruzar la calle. Dame

                        tu soledad, o más, la comisura

                        de tus labios, la piel de un muslo, algo

                        con que cubrirme. El gesto

                        que derrumba un deseo, algo sólido,

                        arañable, exterior, algo de ti

                        que arrope mi despegue.

                        Que no tengo más ancla, que no tengo

                        más posible contacto, que no tengo

                        más vertedero, o playa, o límite si quieres.

                        Dame el silencio, o lo que sea. Dame

                        algo que me acompañe.

                        Que está ya cerca el viento, que ya viene

                        por el árbol de al lado, y necesito

                        cruzar la calle.

 

 

(1965) De "Gesto segundo"

 

Imprimir