POEMA PARA LA VOZ DE MARYLIN MONROE

 

 

                                   Tu voz.

                        Sólo tu tibia y sinuosa voz de leche.

                        Sólo un aliento gutural, silbante,

                        modulado entre carne, tiernamente

                        modulado entre almohadas

                        de incontenible pasmo, bordeando

                        las simas del gemido,

                        del estertor acaso.

                        Como un tacto de fina piel abierta.

                        Como un espeso y claro líquido absorbente

                        que envuelve tus adentros, que te sube

                        del sexo mismo hasta los labios,

                        que recorre tus dulces cavidades

                        antes de ser el soplo

                        caliente y sensorial que nos sumerge.

 

                                   Tu masticada voz, que te desnuda

                        sutilmente, insidiosamente, como

                        si en derredor de tu cintura fuese

                        creando y disipando al mismo tiempo

                        mil velos transparentes de saliva.

 

                                   Tu voz resuelta en quejas y mohines

                        que trasmina como un olor a cuerpo,

                        un tierno olor sedoso

                        que se propaga en ondas, que nos roza

                        tan delicadamente, que es posible

                        sentirlo por las manos y en las piernas.

 

                                   Tu voz labial, visible,

                        como gustando el aire, como dando

                        forma a posibles moldes para besos.

                        Tu voz de oscura selva con riachuelos.

 

                                   Clavado aquí, en mi hombría,

                        oigo tu voz, que late entre mis dientes,

                        y enmudezco la radio, y cierro el gesto.

                        Porque tú ya estás muerta;

                        porque hace largos meses que estás muerta

                        y aún es posible el grito enfebrecido.

 

                                   Oigo tu voz carnal, y me pregunto

                        qué pasa aquí. Si acaso es esto un nuevo

                        pecado, o un castigo.

 

 

 (1963) De "El gesto"

 

Imprimir