HABRÁ UNA DANZA

 

                                   Como la nada repetida, copia

                        de sí, que no origina un ámbito

                        y, sin embargo, es inmanente en medio

                        de dos inabarcables

                        espejos enfrentados,

                        habrá un estar no definido, un verse

                        incorpóreo, sin lindes, sin distancias,

                        habrá una danza en medio de la ausencia,

                        en una inmensidad a la que acudan,

                        en la que se acumulen, superpuestas

                        en su penetrabilidad, las formas

                        todas del ser, habrá un opaco y vasto

                        deslumbramiento, habrá una no visible

                        revelación, como si múltiples ideas

                        aflorasen a un tiempo, diluidas

                        cada una en las otras, pero siendo

                        ellas mismas. Estado

                        en lo que fue materia

                        que, por sutilidad, es traspasada

                        o que traspasa. Inexistencia al fin

                        del espacio, derrota de su límite.

                        Ubicuidad de cuerpos y conciencias.

 

                                   Habrá una danza en torno de sí misma.

                        Será como una música cayendo

                        sobre un lago, que no se expande en ondas

                        concéntricas pues sólo

                        existe el eje sin confín, sin dimensiones.

                        Será una ceremonia. El testimonio

                        de la total liberación. Sin pista,

                        sin salones, sin aire, sin presencia.

 

                                   Habrá una danza atemporal e inmóvil.

                        Nunca empezó. Perenne, inagotable,

                        la evolución inanimada, el falso

                        girar -todo es el centro- irá mostrando

                        las espaldas desnudas,

                        los desmayados brazos enlazando

                        duras cinturas de alabastro, torsos

                        momificados en la esencia, orquídeas

                        sobre los pechos sin latido, piernas

                        clavadas en el brillo

                        del marmóreo no estar, invariables

                        posturas traspasadas

                        por una sola nota permanente

                        de trompeta, de saxo, un solo golpe

                        interminable de tambor, un tenso,

                        estrangulado espasmo en cualquier síncopa

                        de lo que habrá de ser el ritmo fuera

                        del tiempo.

                      Las figuras

                        sin edad, los gentiles

                        cuerpos innatos, el cristal, las orlas

                        de flores por los palcos de la nada.

                        Simultáneas imágenes

                        de lo que pudo ser, de lo que, siendo

                        un instante, será, inmutable, fijo.

                        Estáticos escorzos estampados;

                        inertes languideces;

                        estables actitudes

                        de complacencia, de terror, de éxtasis,

                        de plenitud, de pasmo, de alborozo.

                        Bullicio inmóvil. Acto sin transcurso.

 

                                   Proseguirá la danza, sin espacio,

                        sin tiempo, suspendida sobre el vértice

                        de la inmovilidad, viva y exánime.

 

 

(1970) De "Límites"

 

 

 

                         SIGNOS EN EL POLVO

 

 

                                   Como el dedo que pasa

                        sobre la superficie polvorienta

                        del mueble abandonado y deja un surco

                        brillante que acentúa la tristeza

                        de lo que ya está al margen de la vida,

                        de lo que sigue vivo y ya no puede

                        participar de nuevo, ni aun con esa

                        pasiva y tan sencilla

                        manera de estar limpio allí, dispuesto

                        a servir para algo; como el dedo

                        que traza un vago signo, ajeno a todo

                        significado, sólo

                        llevado por la inercia del impulso

                        gratuito y que deja

                        constancia así en el polvo de un inútil

                        acto de voluntad, así, con esa

                        dejadez, inconsciencia casi, siento

                        que alguien me pasa por la vida, alguien

                        que, mientras piensa en otra cosa, traza

                        conmigo un surco, se entretiene

                        en dibujar un signo incomprensible

                        que el tiempo borrará calladamente,

                        que recuperará de nuevo el polvo

                        aún antes de que pueda interpretarse

                        su cifrado sentido, si es que tuvo

                        sentido, si es que tuvo

                        razón de ser tan pasajera huella.

 

 

(1970) De "Límites"

 

                        DONDE SONÓ UNA RISA

 

                                   Donde sonó una risa, en el recinto

                        del aire, en los pasillos transparentes

                        del aire donde, un día

                        sonó una risa azul, tal vez dorada,

                        queda por siempre un hueco, un lienzo triste,

                        un muro acribillado, un arco roto,

                        algo como el desgaire de una mano

                        cansada, como un trozo

                        de madera podrida en una playa.

 

                                   Donde saltó la vida y luego nada

                        y el corazón, de un golpe,

                        echó a rodar, y luego nada, queda

                        una cama deshecha,

                        un cuarto clausurado, un portón viejo

                        en el vacío, algo

                        como un andén cubierto por la arena;

                        queda por siempre el hueco

                        que deja un estampido por el bosque.

 

                                   De bruces, husmeando, rastreando

                        unas huellas, tirando

                        del hilo de un perfume,

                        penetra el corazón por galerías

                        que un latido de sangre subterránea

                        horadó alguna vez y allí quedaron.

                        Y que allí permanecen con su húmeda

                        oscuridad de tigres en acecho.

                        Penetra el corazón a tientas, llama

                        y su misma llamada lo sepulta.

 

                                   Donde sonó una risa, una vidriera,

                        una delgada lámina de espacio

                        estalló lentamente. Y no es posible

                        poner de nuevo en orden tanta ruina.

 

                                   Un nuevo aliento merodea. Llegan

                        otros sonidos hasta el borde y piden

                        su momento para existir. Afluyen

                        nuevas formas de vida

                        que al final toman cuerpo y se acomodan.

                        Pero el tiempo ya es otro y el espacio

                        ya es otro y no es posible

                        revivir lo que el tiempo desordena.

 

                                   En la cresta del agua o de la espuma

                        donde una risa naufragó, ya nada

                        podrá buscar, hundirse, hallar los restos,

                        nadie podrá decir: éste es el sitio.

                        El mar no tiene sitios y sus cimas

                        son instantes de brillo y se disuelven.

 

                                   Pero quedan los huecos, queda el tiempo.

                        El tiempo es un conjunto

                        de irrellenables huecos sucesivos.

                        Donde sonó una risa queda un hueco,

                        un coágulo de nada, una lejana

                        polvareda que fue,

                        que ya no está, pero que sigue hablando,

                        diciendo al alma que, en alguna parte,

                        algo cruzó al galope y se ha perdido.

 

 

(1970) De "Límites"

 

 

                       ALGO SUCEDE

 

 

                        Voy solo entre el desorden del gentío. De Pronto

            otro calor me roza. Es un instante. Pasa

            a estribor de mi turbio no pensar la rotunda

            certidumbre del cuerpo

            de una mujer, con todas

            sus velas desplegadas. Y prosigue. Y se aleja.

            Y se disuelve al fin. Y nada cambia.

            Sólo, acaso, que en otra dimensión, en el otro

            lado del mundo, algo

            como un alto edificio, o un nubarrón, o un monte

            de cristal, cruje y salta

            hecho pedazos. Nada ha sucedido,

            pero algo sucede.

                       Cicatriza

            una estela, tal vez, y la distancia,

            que es nada, sigue alzando sus diques invisibles

            sobre el vaivén de un tiempo que mece entre sus algas

            miles de peces muertos.

                             Y nada se conmueve.

            Y sigue siendo injusto el azul de la tarde.

 

                        Una larga caída de cabellos, que el hombro,

            rotundamente terso, divide, se me cruza

            por el cansancio, de improviso, y tira

            como con garfios de mi olfato. Y nada

            sucede, es cierto, pero algo

            sucede.

             Todo sigue

            en su lugar exacto, pero ya no es exacto.

            Tal vez en los remotos

            mares del norte, un barco ballenero,

            partido en dos, se hunde en este instante

            rodeado de témpanos y espumas congeladas.

            Pero nada se mueve. Sigue el sol en su sitio.

 

                        Y una garganta pasa, y unos ojos perdidos

            que no me ven y siguen

            avanzando despacio hacia los pozos ciegos

            en que el olvido entierra sus restos. Unos ojos

            donde el agua no alcanza

            el nivel que los haga flotar en lo consciente.

            Es tan sólo un momento, pero basta. Y no puedo

            explicarlo, no puedo. Intento, al menos,

            fijarlos a mis muelles; y saltan las amarras.

            El espacio es el mismo, pero ya no es el mismo.

            Y algo sucede al fondo

            del universo: un astro que pierde su equilibrio,

            un niño que no nace,

            un bosque que se quema,

            un giro, en ese instante, del curso de la historia.

 

                        Pasa a mi lado un pecho, una cintura, acaso

            un pensamiento, el germen

            de un posible contacto que me briza y se pierde,

            que estuvo cerca y luego se pierde para siempre.

            Y nada más.

                 El aire de nuevo perfila los contornos.

            Los límites afirman sus aristas, parcelan

            medidas y lugares y tiempo.

                                        Pero algo

            sucede. No sé dónde, ni cómo,

            algo inmenso sucede que queda, en algún sitio,

            escrito en caracteres perennes e ilegibles.

 

 

(1970) De "Límites"

 

Imprimir