TARDES CON BLAS

 

 

                                                      A Blas de Otero

 

 

                                    Año cincuenta y cinco. Blas pedía

                        la paz y la palabra.

                               Yo, mochila

                        de recluta, decían, paseaba

                        mis veinte años, todo

                        por la patria, mis armas

                        de poeta, banderas, verso en ristre,

                        mis botas, mis primeros

                        poemas, y el porqué, y el chiquiteo,

                        Algorta, paseaba

                        mi juventud, las Cortes, las mujeres,

                        por la humedad del bocho,

                        y largas tardes de amistad, el cuarto

                        de Blas era pequeño,

                        Alameda Recalde ¿lo recuerdas?.

 

                                    Y a la lluvia salíamos, y al filo

                        de la ría, también Javier, hablábais,

                        yo comedido, y Blas un día, viendo

                        mis papeles, el título,

                        no sé, debes cambiarlo, y decidimos

                        "Antes de la esperanza". Fue el primero

                        de mis libros.

                         Tenía

                        Blas, tiene la palabra parca,

                        suave, habla rozando

                        los sentidos. Los ojos

                        como de vuelta del cansancio. Tensa

                        la barbilla y el pelo

                        como quien ve el misterio, así, de pronto.

 

                                    Quince años después, y muchas cartas,

                        y una mañana de Madrid, el pelo

                        es blanco ya y es blanca la palabra,

                        pero la voz tan dura

                        como en la claridad de aquel entonces.

                        Veinte años y cada vez más alta

                        la voz, y España enmedio,

                        y enmedio la verdad y Blas diciendo

                        por el pecho entreabierto y Blas ¡qué ahogo

                        tanto bregar! y Blas y no es posible

                        la paz sin libertad y sin justicia.

 

                                    Hoy recuerdo la lluvia de Bilbao,

                        mis afanes ¿de qué?.

                               Y lo que debo

                        a un hombre paseando ¡tantas tardes!,

                        chapela y gabardina, por la ría.

 

 

(1975) De "El Manantial"

Imprimir