Hubo un estado umbroso en el que el velo

                        original, la gran placenta tibia

                        del acomodamiento, interponía

                        su protección dudosa de regazo

                        insuficiente ¡ay! pero tan cálido,

                        entre un flujo interior que se nutría

                        a sí mismo con algo

                        que era nada, tal vez, hermosamente,

                        y un espacio desnudo, ajeno, siempre

                        a la intemperie, donde, al menos, era

                        o parecía ser posible el salto,

                        el viaje, la fuga, la caída

                        en la neblina o vaho

                        o exterior humedad que, succionando

                        en nuestro jugo, aparecía como

                        continuación, ya no corpórea, pero

                        más nuestra, de ese largo desconsuelo

                        del que formamos parte, del que somos

                        continuación, o término, o pináculo.

                        Era salir, naciendo,

                        de un amoroso vientre que empezaba

                        a interponer sus rejas; era ajarse

                        del tronco monolítico, dejarse

                        atrás, como quien se despega

                        del alquitrán caliente, la mirada

                        maternal, despegarse

                        la piel para que el aire endureciese

                        la herida. Y ese era

                        el precio de la hombría, todo eso

                        valía un paso, un paso más tan sólo,

                        pero era tanto, en el deslumbramiento

                        o plenitud, muerte tal vez lograda

                        irremediablemente que, prevista

                        entonces en su gloria, no dejaba

                        ver el reverso que al final se impone.

                        Mas ya no es hora de paliar el duro

                        enfrentamiento; sobra

                        la blandura, la almohada acomodada

                        bajo la duda o el presentimiento.

                        Estamos frente al muro y no hay salida.

 

(1969) Fragmento de Vasto poema de la resistencia.

Imprimir